Queratosis actínica. Fuente: Wikipedia Creative Commons

Queratosis actínica. Fuente: Wikipedia Creative Commons

Queratosis actínicas

Resumen

  • Las queratosis actínicas son lesiones pre-cancerosa de la piel, que aparecen por exposición acumulada al sol.
  • Sin tratamiento, las queratosis actínicas tienen la capacidad de convertirse en cáncer de piel.
  • Algunos factores de riesgo para desarrollar queratosis actínicas son tener piel clara, haber tenido una alta exposición solar durante la vida y estar inmunosuprimido.
  • Existen distintas alternativas para tratar las queratosis actínicas; el método más frecuente es la crioterapia con nitrógeno líquido.
  • La mejor forma de prevenir el desarrollo de nuevas lesiones es el uso diario de protector solar.

Introducción

Las queratosis actínicas (queratosis solares) son lesiones pre-cancerosa de la piel y por lo tanto, tienen la capacidad de convertirse en cáncer de piel. Estas lesiones generalmente se presentan como zonas eritematosas y ásperas en lugares expuestos al sol. Un diagnóstico, tratamiento y prevención adecuados son importantes para minimizar la morbilidad de estas lesiones.

Epidemiología

Las queratosis actínicas son un motivo frecuente de consulta en dermatología. Su prevalencia varía en distintas poblaciones, en general dependiendo de los tipos de piel y el nivel de exposición solar.

En un estudio realizado en Australia (el país con la tasa más alta de cáncer de piel) se reportó que el 59 por ciento de los participantes mayores de 40 años tenía al menos una queratosis actínica. 

En comparación con Australia, las queratosis actínicas son menos frecuentes en Estados Unidos y el norte de Europa, donde en general hay menos exposición al sol. Las estimaciones de la proporción de adultos con queratosis actínicas en estos lugares oscilan entre 11 y 26 por ciento.

Factores de riesgo

Los principales factores de riesgo para el desarrollo de las queratosis actínicas son los siguientes:

  1. Piel clara. La presencia de pecas, pelo claro, tendencia a quemarse fácilmente con el sol y dificultad para broncearse son características adicionales que se han asociado con un mayor riesgo de desarrollar queratosis actínicas.
  2. Exposición crónica al sol, como en personas que trabajan al aire libre.
  3. Antecedente de quemaduras solares en la infancia o en la vida adulta.
  4. Calvicie. El cuero cabelludo calvo es un sitio común para las queratosis actínicas en los hombres.
  5. Género, edad y ubicación geográfica. Los hombres son más propensos que las mujeres a desarrollar estas lesiones y la prevalencia aumenta con la edad. Por otra parte, vivir en un lugar con una mayor exposición a la luz ultravioleta en etapas tempranas de la vida puede aumentar el riesgo de desarrollar queratosis actínicas.
  6. Enfermedades genéticas. Los individuos con trastornos genéticos que interfieren con la reparación del ADN tienen un mayor riesgo de desarrollar queratosis actínicas. Algunos ejemplos incluyen el xeroderma pigmentoso, síndrome de Bloom y el síndrome de Rothmund-Thompson.
  7. Inmunosupresión. La inmunosupresión se ha asociado con un mayor riesgo de desarrollar queratosis actínicas. Un ejemplo de pacientes con más riesgo son los receptores de transplante de órganos.

Clínica

Las queratosis actínicas normalmente se desarrollan como lesiones ásperas, solitarias o múltiples en zonas expuestas al sol, como la cara, el cuero cabelludo (en pacientes con alopecia), en el dorso de las manos y en las piernas (principalmente en las mujeres). Las lesiones son generalmente asintomáticas. 

Las queratosis actínicas pueden tener varias presentaciones distintas, incluyendo la forma clásica, hipertrófica, atrófica, cuerno cutáneo, pigmentada y queilitis actínica (variante de queratosis actínica que afecta el labio).

Evolución

Las queratosis actínicas son lesiones pre-cancerosas y tienen el potencial para progresar a cáncer de piel invasor. El riesgo de progresión a cáncer de piel de una queratosis actínica individual varía de estudio a estudio, pero es de aproximadamente un 10 por ciento. La presencia de queratosis actínicas sirve también como marcador de daño solar crónico y habla de un mayor riesgo de desarrollar también de otros tipos de cáncer de piel.

Diagnóstico

El diagnóstico en general es clínico y se realiza a través de una combinación de inspección visual y tacto de las lesiones ásperas. Una biopsia de piel puede realizarse si el diagnóstico es incierto o si se sospecha la progresión hacia carcinoma espinocelular (carcinoma de células escamosas).

Diagnóstico diferencial

El principal diagnóstico diferencial de las queratosis actínicas es el carcinoma espinocelular. En casos de duda, se debe realizar una biopsia de piel para realizar el diagnóstico definitivo. Lesiones que deberían hacer sospechar la transformación a carcinoma son aquellas mayores a 1 cm, induradas, de crecimiento rápido, friables o que no responden al tratamiento (por ejemplo, que persisten después de la crioterapia con nitrógeno líquido).

Prevención

El uso sistemático de protector solar reduce considerablemente el desarrollo de queratosis actínicas nuevas y aumenta el número de remisiones espontáneas de las lesiones existentes. También es importante evitar la exposición solar en las horas de mayor radiación y el uso de ropa protectora.

El uso de protector solar es fundamental para prevenir las queratosis actínicas.

Tratamiento

Existen diferentes tratamientos útiles para el manejo de las queratosis actínicas. En general el enfoque óptimo es combinar terapias de acuerdo a las necesidades de cada paciente.

Nitrógeno líquido

En pacientes con lesiones aisladas, el tratamiento más utilizado es la crioterapia con nitrógeno líquido. El nitrógeno líquido permite quemar por frío las lesiones y no necesita el uso de anestesia local.

Tratamientos tópicos

Para los pacientes con lesiones múltiples se puede realizar terapia de campo con tratamientos tópicos. Esto permite tratar además lesiones subclínicas. Algunos de los medicamentos más utilizados son imiquimod, 5-fluorouracilo, diclofenaco, ingenol mebutato y retinoides.

Otros tratamientos

Otros tratamientos utilizados ocasionalmente son cirugía (resección quirúrgica o afeitado y electrocoagulación), terapia fotodinámica, dermoabrasión química y tratamiento láser. Los retinoides sistémicos también se han utilizado como prevención secundaria, fundamentalmente en pacientes transplantados renales.

Conclusión

Las queratosis actínicas con las lesiones pre-cancerosas más comunes de la piel. Su tratamiento adecuado y oportuno es fundamental para evitar la progresión a un cáncer de piel. Dado que los pacientes con queratosis actínicas habitualmente continúan desarrollando nuevas lesiones, es muy importante el uso diario de protector solar.

Dr. Sergio Niklitschek Lorca

Referencias

  1. Salasche SJ. Epidemiology of actinic keratoses and squamous cell carcinoma. J Am Acad Dermatol 2000; 42:4.

  2. Padilla S. Epidemiology, natural history, and diagnosis of actinic keratosis. In: UpToDate, Post, TW (Ed), UpToDate, Waltham, MA, 2017.

  3. Frost CA, Green AC. Epidemiology of solar keratoses. Br J Dermatol 1994; 131:455.

  4. Marks R, Rennie G, Selwood TS. Malignant transformation of solar keratoses to squamous cell carcinoma. Lancet 1988; 1:795.

  5. Werner RN, Sammain A, Erdmann R, et al. The natural history of actinic keratosis: a systematic review. Br J Dermatol 2013; 169:502.

  6. Thompson SC, Jolley D, Marks R. Reduction of solar keratoses by regular sunscreen use. N Engl J Med 1993; 329:1147.

  7. Ceilley RI, Jorizzo JL. Current issues in the management of actinic keratosis. J Am Acad Dermatol 2013; 68:S28.

  8. Nashan D, Meiss F, Müller M. Therapeutic strategies for actinic keratoses--a systematic review. Eur J Dermatol 2013; 23:14.

  9. Werner RN, Stockfleth E, Connolly SM, et al. Evidence- and consensus-based (S3) Guidelines for the Treatment of Actinic Keratosis - International League of Dermatological Societies in cooperation with the European Dermatology Forum - Short version. J Eur Acad Dermatol Venereol 2015; 29:2069.

  10. Jorizzo J. Treatment of actinic keratosis. In: UpToDate, Post, TW (Ed), UpToDate, Waltham, MA, 2017.


AVISO LEGAL DE RESPONSABILIDAD

La información contenida en este sitio se entrega únicamente con fines educativos. Esta información no debe ser usada para diagnosticar o tratar ningún problema de salud o enfermedad. Esta información no debe reemplazar la evaluación médica de ninguna manera. Si bien la información deriva de investigaciones científicas y literatura médica, no podemos garantizar su exactitud, exhaustividad o vigencia. En caso de un problema médico, por favor consulte con un especialista. El o los autores no asumen ningún tipo de responsabilidad por ningún daño que pueda surgir a partir de esta publicación.