Melanoma | Cáncer de Piel | Regla del ABCDE | Dermatología

MELANOMA | REGLA DEL ABCDE

¿Cómo saber si un lunar puede ser canceroso?

 

La Regla del ABCDE permite evaluar si un determinado lunar tiene riesgo de ser un melanoma (cáncer de piel o lunar canceroso). La Regla del ABCDE es un acrónimo que evalúa diferentes características de los lunares.

Regla del ABCDE

  • A: Asimetría
    Los lunares benignos son generalmente simétricos. Una lesión asimétrica debe hacer sospechar un melanoma.
  • B: Bordes irregulares
    Los lunares benignos generalmente tienen bordes lisos, bien delimitados. Una lesión con bordes irregulares y difíciles de delimitar es sugerente de melanoma. 
  • C: Color
    Los lunares benignos son generalmente de un solo color. Una lesión con presencia de más de un color (azul, negro, café, beige, rojo, blanco, etc) o que tenga una distribución desigual de colores debe hacer sospechar un melanoma.
  • D: Diámetro
    Los lunares benignos tienen por lo general un diámetro menor a los malignos. Una lesión con un diámetro igual o mayor a 6 mm  debe hacer sospechar un melanoma.
  • E: Evolución
    La evolución es el punto más relevante de la Regla del ABDCE. Los lunares benignos, habitualmente conservan su aspecto a lo largo del tiempo. Una lesión que cambie en el tiempo, ya sea de tamaño, forma, color, elevación u otro rasgo, o cualquier nuevo síntoma como el sangrado, picazón o formación de costras debe hacer sospechar un melanoma.
 
Melanoma Regla del ABCDE
 

Si algún lunar cumple con cualquiera de los criterios del ABCDE, es recomendable que sea evaluado a la brevedad por un dermatólogo. El especialista determinará si es necesario hacer estudios adicionales como dermatoscopía o una biopsia de piel. Tenga en consideración que no todos los melanomas pueden ser detectados mediante la Regla del ABCDE. El control dermatológico habitual es de gran importancia para prevenir y diagnosticar de manera oportuna el cáncer de piel. 

 

AVISO LEGAL DE RESPONSABILIDAD

La información contenida en este sitio se entrega únicamente con fines educativos. Esta información no debe ser usada para diagnosticar o tratar ningún problema de salud o enfermedad. Esta información no debe reemplazar la evaluación médica de ninguna manera. Si bien la información deriva de investigaciones científicas y literatura médica, no podemos garantizar su exactitud, exhaustividad o vigencia. En caso de un problema médico, por favor consulte con un especialista. El o los autores no asumen ningún tipo de responsabilidad por ningún daño que pueda surgir a partir de esta publicación.